Archivos Mensuales: mayo 2017

Lo peor que puedes hacer es convertirte en un cementerio que guarde todo lo que no te atreviste a decir.

Estándar
Lo peor que puedes hacer es convertirte en un cementerio que guarde todo lo que no te atreviste a decir.

No desesperes;
cuando has tocado fondo, cuando lo has perdido todo,
Cuando has muerto en vida, piensa que ya no tienes nada que perder.
Porque cuando pierdes el miedo a perder, pierdes el miedo a soñar,
A hacer lo que siempre quisiste hacer, a ser quien soñaste ser.
Cuando pierdes el miedo a perder, descubres que dentro de ti,
Hay un ser invencible, y por fin,
puedes actuar con total libertad para sacar lo mejor de ti.
Yo sé cómo llegar hasta lo más profundo y como conseguir hacerte invencible. No tengas miedo ¿Qué puedes perder si ya lo has perdido todo?

Cuando no se puede, no se puede. Cuando no se puede, no se puede… y punto. ¿Sabes esas veces en las que todo se tuerce y no puedes hacer nada?

Estándar
Cuando no se puede, no se puede. Cuando no se puede, no se puede… y punto. ¿Sabes esas veces en las que todo se tuerce y no puedes hacer nada?

Siento ser el de las malas noticias,
pero me he enamorado de ti,
incluyendo la escala de grises
que predominan en tu horizonte.

Me habían advertido que no debía enamorarme de ti,
porque me la pasaría en una constante caída
y que cuando encontrara la piedra correcta,
ya no sabría caer igual.

Me he enamorado de la forma en la que miras atrás
y te das cuenta de que estás llegando a la meta,
y que, aún así, no consigues ser la que querías ser.
Y un huracán se asoma a la puerta de tu corazón
y desordenada lo que aún quedaba de ese desastre.

—¿Y ese abismo?
—Es mi corazón.

Me quedo con todos tus defectos,
sin ponerles filtro ni efecto,
ni a tus pecas tan preciosas
ni a tus lunares tan utópicos.
Solía mirar a través de la ventana
imaginándote la actriz principal de mi vida,
pero hasta ahora vengo a darme cuenta
de que siempre preferiste ser la que se queda sin nada,
la que prefiere ser la amiga antes que la de los besos bonitos,
la que se queda en el sofá leyendo a Bukowsky
antes de encontrar al Bukoswky de su vida.

Vengo a decirte que,
he decidido que este sea el día,
para dejarte ir.
Me deshago de los nudos que me dejaste en la garganta,
lanzo a las llamas las lágrimas,
me convierto en un héroe de mi propio desastre.
Tomo el mando de esta embarcación
que es mi vida.

Vale, le suelto la mano a tu recuerdo.
Sonrío.
Espero que sonrías al sentir que
las cadenas están rotas.

Mi intuición me dice que no volverás,
pero yo, sin embargo, sigo apostando
a la cuenta regresiva de tus besos,
a tus arañazos a mis plegarias,
implorando ser perdonado con una caricia.

Dime, cielo, ¿cuántas tormentas tendré que
enfrentar para un verano contigo?
Me digo a mí mismo que eres
lo que la primavera intenta explicar
al mundo con sus flores, sus colores y sus aromas.

Y caigo en la tentación de abrir de nuevo el cajón
y abrazar aquella fotografía donde segundos antes
me gritaste idiota y maldecías el día que me conociste.
Y yo te di un beso en señal de que siempre cometería tonterías,
pero que tú seguirías siendo mi tontita favorita.

Te mordía los labios cuando maldecías
y te arrancaba la piel a besos,
la ropa en el suelo
y los pies sobre las nubes.
La noche temió a la eternidad
cuando nos vio resistiéndonos a la
inercia conductual de un sistema retrógrada
que concluía que dos como nosotros
jamás serían uno.
Pero es que dos como nosotros
jamás restaríamos,
al contrario,
siempre sumábamos,
incluso nos multiplicábamos al ritmo de las estrellas
a medida que la oscuridad despierta.

Ojalá el tiempo te cure de mí, me decías mientras
abrías la puerta de un universo totalmente distinto.
Y hoy en día él solamente me ha mostrado
lo que yo ya sabía de memoria desde tu partida:
es decir,
que te echaría de menos,
incluso cuando la noche quemara
tanto o peor que el infierno.

Hay rincones a los que caminamos con la mente en blanco,
sin darnos cuenta de que los conocemos de memoria.
Igual me pasó contigo.
Te encuentro en cada chica a la que miro,
sin darme cuenta de que tú
siempre estarás en cualquier canción,
verso
o suspiro.

Hasta el final.

Estándar
Hasta el final.

Me atraganto con el humo de tus estereotipos,
igual que la mayoría de las personas,
también tengo mis mañas
y sé fumar un weed en un momento determinado.
¿Por qué no?

Vacilando con la tristeza,
me he topado con tu recuerdo,
de aquel verano que pasan ya 145 sonrisas
y aún guardo las estrellas fugaces que cayeron aquella tarde
en el baúl donde solíamos escondernos
cuando queríamos ser jóvenes como el primer día del resto de nuestras vidas.
¿Por qué tú?

Y tus ojos temblaban al ritmo de la noche,
vibraba tu mirada en algún rincón del cosmos
y yo quise ser de repente un astro
con luz propia
y luego me dices que vas a quedarte lo suficiente.

Me gusta quemarme con los recuerdos cada cierto tiempo,
que pasarme la vida entera ardiendo en el olvido.
No quiero olvidarte,
quién te ha dicho semejante tontería.
Olvidarte significaría cerrar la forma tan bonita
en la que sonrío hoy en día.

Vuelco esta noche
en el mundo en el que flotábamos
como dos lunáticos que se cuentan sus lunares
y que en ellos encuentran las lunas perdidas de Marte.

Te frustras cuando insistes en querer encajar tus expectativas (cómo crees que debe ser) con la realidad (lo que es). Y muchas veces, son cosas muy diferentes. Cuando empiezas a forzar algo, es que simplemente ya no es para ti.
Quizá sea el tiempo de cambiar ese comportamiento, hábito o creencia, que te mantienen anclado en ese lugar.
Hay muchas más cosas por vivir, nuevas historias que contar, nuevas personas que quieren llegar y nuevos entornos que empujan el paso. Pero para eso, ve a lo profundo de ti, enfréntate a lo que merece ser transformado de adentro hacia afuera, ajusta tu visión y no sabotees tu futuro sosteniendo el agua con tus manos.