Archivos Mensuales: enero 2015

Ojalá no hayas borrado mis palabras de aquel pizarrón, ni yo las borre nunca de mi memoria.

Estándar
Ojalá no hayas borrado mis palabras de aquel pizarrón, ni yo las borre nunca de mi memoria.

Usted eligió esto.

Las ganas de partir, el abandono.
… Usted lo sabe.

Yo sé que sabe lo que provocó.

Así que no se moleste en pensarlo demasiado, no se sienta culpable, no busque excusas, respuestas, no intente consolarme… No despierte una mañana con ganas de llamar.

Sabe lo que digo? Lo entiende ahora?

Puesto que ha comenzado, que ha decidido dejarlo todo, de terminar con todo.

No regrese, no se lamente, no se sienta mal.

No regrese.

No se lamente.

Ya no se sienta mal.

La madre de Jesús.

Estándar
La madre de Jesús.

Anorexia del corazón
No comprendo, trato de sanarte y me dueles cada dia un poco mas.
Trato de mantener un poco mis iluciones absurdas llenas y profanas de ti, pero tropiezo en mis pensamientos y termino desechandolas de este ya casi inexistente cuerpo.
Sonrio opaca mientra desaparezco por algunos instantes.
Te miro desesperada tratando de descifrar tu mirada con la mía, la ayuda que pido desesperada solo es un ‘te quiero’ en la mirada.

No hay peor analfabeta, que el que no sabe leer los ojos de una mujer.

Estándar
No hay peor analfabeta, que el que no sabe leer los ojos de una mujer.

No creo que exista un sólo ser humano que no haya pasado por un día de depresión al menos. Yo, Paso uno que otro día con un ataque de ” depre” como le llamo, al igual que alguna amiga me dice que está atacada por la “depre”. Esto es más común de lo que algunos piensan…
No vale la pena estar deprimid@ por mucho tiempo; hay que buscar consuelo a nuestras penas, a nuestros dolores, a nuestras frustraciones, a nuestros amores fallidos, a la soledad, a la tristeza, por duro que haya sido el motivo. Porque mientras estemos vivos, hay un día más por el cual luchar, porque para algo hemos sido creados. Para algo… alguien nos da un minuto más para respirar, para sentir, para pensar…Y solamente cuando Él decida que nuestra labor está terminada, podremos irnos…Así que la cuestión es auto estimularnos a vivir, a luchar, a mirar hacia dentro, a ver nuestras capacidades, nuestras opciones, nuestros pequeños milagros, como mover cualquier músculo de nuestro cuerpo…Esos latidos que nos indican que aún estamos vivos… Y la lucha continua…Un tiempo más.

No se puede tapar el sol con un dedo. Las máscaras caen, y tarde o temprano, siempre salta quién es quién. El engaño nunca es a otro, solo a si mismo.

Estándar
No se puede tapar el sol con un dedo. Las máscaras caen, y tarde o temprano, siempre salta quién es quién. El engaño nunca es a otro, solo a si mismo.

Es el fin. Y todas las ideas que nunca pensaste que se te iban a ocurrir se te aparecen, te consumen, te carcomen, te matan mientras tu cuerpo todavía está ahí. Mirando, esperando que se acerque la bala, el golpe, el destino, lo que sea que fuera a terminar con tu vida. ¿Qué hago? Mil pensamientos, sueños, millones de posibilidades para el futuro, miles de abrazos, de palabras, de insultos, de “te quiero”; y esa ilusa sensación de que todo va a estar bien, que lo que está pasando no es más que una prueba que hay que saltear y seguir.

Les presento el primer párrafo de “Valentina”. Próximamente voy a estar subiendo el primer capítulo!!; aunque a mi hermana no le gusta el nombre….tendré que hacerle caso, pero….. a ver que le parece!!!!:

Debo decirte que la tristeza ha sido profunda, no poder darte sepultura yo mismo, no poder sentir tu último aliento se volvió tortura. Sí… muchos dicen que de amor ya nadie muere, ¿pero caminar la vida sin motivos no es una especie de muerte? Igual, muchos profetas y pocos en mis zapatos… pero seguí caminando, hasta que la suela se hizo nada y las espinas llagaron mis pasos. Hasta que decidí era tiempo de decirte adiós amor. Pues ese es el verdadero motivo de mi presencia en este momento… una despedida. Necesito conferirte que he perdonado siempre tus faltas, pero también he comenzado a redimir las mías. Requiero explicarte que te estoy soltando en el mismo instante que me abrazo. Preciso mirarte a los ojos, darte un abrazo casi eterno hasta desprendernos… volver sobre mis pasos y seguir mi destino. Y de este modo, estaré derrumbando mi máxima muralla… el temor que hiede el abandono. Ay amor, ya no me dueles, ya no me vicias de lágrimas los instantes. Es remanso sobre mi sonrisa al evocar tu nombre… porque la perpetuidad siempre hablará de nosotros como dos almas encontradas.

La verdad es que no me importa parecer un patán. Poco me corroen las injurias, ciertas o no, de la gente.

Estándar
La verdad es que no me importa parecer un patán. Poco me corroen las injurias, ciertas o no, de la gente.

Hoy perdí…
Mis sueños y la calma
los instantes anhelados
la mirada apacible…la sonrisa
las ganas de tener ganas
mi ilusión del mañana
la fuerza para levantarme
el valor para enfrentarte
mi esperanza del olvido

Hoy morí…
Como vengo muriendo cada día
en un baile de sombras y temores
bebiéndome el elixir de mi miedo
ahogando en el sollozo del silencio
las verdades fantasmales

Hoy sentí…
Que mi vida se apaga poco a poco
mi piel se marchita lentamente
los recuerdos se evaporan en el viento
el tiempo pasa inadvertido
el dolor golpea mi silencio

Hoy descubrí…
que el amor sigue doliendo cada día
que lo que terminó ya no regresa
que no tengo la fuerza que creía,
y mi corazón sigue llorando en el silencio
entretejiendo en la razón… mi cobardía

La calma de despertar y saber que todo sigue, que todo va, que todo está fluyendo porque es lo que hace el amor. El propio.

Estándar
La calma de despertar y saber que todo sigue, que todo va, que todo está fluyendo porque es lo que hace el amor. El propio.

Te va bien pedir perdón pero nunca sabes cómo, y yo todavía no aprendo a lidiar con deducciones, imagino tantas cosas que la cabeza me explota después de decir “te quiero”, pero no puedes saberlo porque no estás de este lado. Es difícil escapar de todo este laberinto, mucho más si tú te aferras en dejar puertas abiertas, el pasado me persigue y ya no sé en donde esconderme. Sé que parezco ser fuerte pero ahora todo me rompe. Siempre pensé que los celos espantaban a cualquiera, hasta que supe que hay algo que resulta ser peor: haber acertado en ellos. Duele como duelen todos los tipos de engaño, como si alguien te arrancara la vida sin anestensia y se la inyectara a otro cuerpo que ni siquiera es el tuyo. Ojalá que me recuerdes cuando solía estar completa, cuando te amaba sin parches, sin restos y sin heridas. Ojalá que me recuerdes cuando aún no me dolías. Y ojalá que pronto se vuelva a repetir.

El problema está en que barrimos recuerdos y los escondemos debajo de la alfombra porque nos asusta tirarlos del todo.

Estándar
El problema está en que barrimos recuerdos y los escondemos debajo de la alfombra porque nos asusta tirarlos del todo.

Bien, vamos a poner las cosas en claro: parece que estoy rota. Digamos que si no escribo pierdo la gran mayoría de partes que me componen. No lo hago porque sea buena, es mi forma de gritar, de sentirme completa. Estos últimos días he escrito puros reproches, que para ser sincera me han dado bastante asco, así que los elimino. Y eso también es volver es nacer.

He sentido dolor y he sentido vacío, ambas cosas son un lío pero no hay gran diferencia, como a menudo me rompo ya me es fácil no hacer ruido. Quizás es que siempre he sido de las lloran por dentro, a veces ni yo me entero de la lluvia que me cargo hasta que abro la ventana y no queda rastro de sol; qué putada es darse cuenta. Así que no digo nada. Corro las cortinas mientras pienso en las razones y termino yo corriendo por el miedo que me causan. No sabía que el amor fuera un invierno infinito (y afortunadamente porque suena como a engaño) pero tú me lo recuerdas cada te veo a los ojos. Imposible no morirse de frío.