Archivos Mensuales: mayo 2013

Minientrada

Al principio es la atracción, y esto es incuestionable. Conocerás un chico/a y serán la atracción y la química, las que decidan. Sin darte cuenta y sin elegir más que este momento ya estarás ahí, seduciendo con la mirada, rizando tu pelo entre los dedos y acariciando el borde de la copa .Si los encuentros continúan, la química alternará sus espacios con otras puertas que irá abriendo; así desfilarán aspectos relacionados con la personalidad, los valores, la consistencia, el interés y las perspectivas en general.Si hasta ahora no tuvieron diferencias sustanciales es probable que la relación siga avanzando y que comience a haber otros aspectos que se vayan integrando a la atracción física y al deseo.Poco a poco surgirán conversaciones más personales y íntimas. Esto significa que están construyendo la confianza

Al principio es la atracción, y esto es

Anuncios
Minientrada

-Cuantas más veces te digan (o te hayan dicho) que no puedes más veces no podrás y así creces: con la convicción de no poder (sin haber intentado, siquiera, comprobar si podías o no).
– Cuantas más veces te digan (o te hayan dicho) que no sabes, más fracasarás convencida/o de no saber.
Podríamos continuar ejemplificando largamente esta historia de limitaciones e incapacidades que no te pertenecían pero que te han sido dadas, como un regalo extra y doloroso gracias al que no serás creativa/o,o no tendrás ningún talento, o desafinarás o serás gorda/o, delgada/o, bajo/a, alto/a, poco sociable, malo/a, trasto o tonto/a, todas estas características en las que creerás si las aceptas pasivamente
Están las frases como “estás tonta”,”qué haces” o “no sabes lo que dices”, que dichas reiteradamente terminan por convencerte de que eres tonto/a o que no sabes lo que dices y que, poco a poco, te van llevando a una oscuridad que te condena a fallos, parejas desafortunadas, amistades y aún trabajos frustrantes en los que aceptas “lo que te ha tocado” por no creer en tus posibilidades de elegir, tener, merecer…De lo que tú puedas hacer por ti con estos mandatos que ahora crees que te pertenecen, dependerá tu relación contigo, con la gente y con la felicidad o no de tu vida.

-Cuantas más veces te digan (o te hayan

Minientrada

-Cuantas más veces te digan (o te hayan dicho) que no puedes más veces no podrás y así creces: con la convicción de no poder (sin haber intentado, siquiera, comprobar si podías o no).
– Cuantas más veces te digan (o te hayan dicho) que no sabes, más fracasarás convencida/o de no saber.
Podríamos continuar ejemplificando largamente esta historia de limitaciones e incapacidades que no te pertenecían pero que te han sido dadas, como un regalo extra y doloroso gracias al que no serás creativa/o,o no tendrás ningún talento, o desafinarás o serás gorda/o, delgada/o, bajo/a, alto/a, poco sociable, malo/a, trasto o tonto/a, todas estas características en las que creerás si las aceptas pasivamente
Están las frases como “estás tonta”,”qué haces” o “no sabes lo que dices”, que dichas reiteradamente terminan por convencerte de que eres tonto/a o que no sabes lo que dices y que, poco a poco, te van llevando a una oscuridad que te condena a fallos, parejas desafortunadas, amistades y aún trabajos frustrantes en los que aceptas “lo que te ha tocado” por no creer en tus posibilidades de elegir, tener, merecer…De lo que tú puedas hacer por ti con estos mandatos que ahora crees que te pertenecen, dependerá tu relación contigo, con la gente y con la felicidad o no de tu vida.

-Cuantas más veces te digan (o te hayan

Imagen

Cuando una persona valora que no tiene recursos personales para enfrentarse a situaciones que le preocupan, cuando percibe que el problema le desborda, cuando tiene dificultades en la comunicación con otras personas, cuando siente que no controla su estado emocional o tiene dificultades para relacionarse y no es suficiente el apoyo cotidiano de las personas allegadas, es un buen momento para plantearse acudir a la consulta de un psicólogo.

Imagen

Cuando una persona valora que no tiene recursos personales para enfrentarse a situaciones que le preocupan, cuando percibe que el problema le desborda, cuando tiene dificultades en la comunicación con otras personas, cuando siente que no controla su estado emocional o tiene dificultades para relacionarse y no es suficiente el apoyo cotidiano de las personas allegadas, es un buen momento para plantearse acudir a la consulta de un psicólogo.