Archivos Mensuales: diciembre 2014

Lo más importante de una meta no es llegar sino en quién te convierte durante el camino de lograrlo.

Estándar
Lo más importante de una meta no es llegar sino en quién te convierte durante el camino de lograrlo.

Como los besos que se dan sin pensar,
solo queriendo abrazar,
como los abrazos que se dan, sin decir nada,
como las caricias que te hacen sentir especial,
es que para mi tu eres la persona mas especial.

Yo le haría el humor a mis tres perritos y a todos los perritos callejeros. Los primeros para que me demuestren su alegría meneando su colita y los segundos para que ya no quieran morderme al pasar a su lado. También le haría el humor a mis abuelitos para que me muestren su bella sonrisa llena de experiencia. De igual forma le haría el humor a toda mi familia y amigos para que no se olviden de sonreírle a la vida por más difícil que ésta parezca. Y por último le haría el humor a todas aquellas personas que no conozco y que sin embargo puedo llegar a conocer, sonriéndole a todos los que me tope en las calles. Pues eso es algo que en estos tiempos no se espera, pero sirve como alimento para el alma.

Anuncios

Un día.

Estándar

Tengo ganas de describirte en un millón de palabras pero esta noche solo escogeré tres.
Paz:
Hablo de la paz que inunda tu mirada de forma sobre natural, gustosa por atravesar mis pensamientos, por calmar mis demonios, la paz que me transmites con caricias, la paz que suele ser silenciosa, esa que solo flota en el espacio cuando estoy contigo, esa que aunque desaparezcas unas horas se queda conmigo.

Egoísmo:
Ese que te envuelve por las tardes, el que arrulla tus madrugadas, el que te levanta día con día, ese que te da fuerza para mirarme a los ojos cuando lo has arruinado todo, el que te impide quererme, el que te hace huir de tus verdaderos sentimientos.

Miedo:
El esta detrás de ti, detrás de tu soledad, detrás de tu existencia, detrás de tus recuerdos ¿por que aun no lo dejas atrás? miedo que absorbe, miedo que destruye, miedo que impide absolutamente todo.

Tengo ganas de decir que no se para quien es este texto, empecé pensando en alguien y termine escribiéndolo sobre ti.
¿Qué tan grave puedo estar?

Hay días que son años y hay años que son un día. Hay personas que son disfraces y hay disfraces que son personas. Hay risas que son llantos y hay llantos que son risas. Hay calles que son recuerdos y hay recuerdos que son calles. Hay palabras que son balas y hay balas que son palabras. Hay mentiras que son verdades y hay verdades que son mentiras. Hay mujeres que son arte y hay arte que son mujeres…

Estándar
Hay días que son años y hay años que son un día. Hay personas que son disfraces y hay disfraces que son personas. Hay risas que son llantos y hay llantos que son risas. Hay calles que son recuerdos y hay recuerdos que son calles. Hay palabras que son balas y hay balas que son palabras. Hay mentiras que son verdades y hay verdades que son mentiras. Hay mujeres que son arte y hay arte que son mujeres…

Leer es clave porque ahí aprendes a narrar, a describir, a estructurar historias, a usar la lengua a tu favor y no en tu detrimento, aprendes de lo que te gusta, de lo que te disgusta, de los errores de otros y de sus aciertos. Leer es viajar, imaginar y aprender a crear, a escribir.
Leer no significa dedicar un mes (o más) a analizar de forma concienzuda un libro hasta que puedas hacer una tesis sobre cada punto, idea y coma. Leer es el acto que todos conocemos y realizamos por placer, pero llevado un poco más allá.

Tal vez escribo para llorar mediante palabras las lágrimas que no derramo.

Estándar
Tal vez escribo para llorar mediante palabras las lágrimas que no derramo.

Sabes que estás leyendo a un buen escritor cuando no sólo sus líneas te trasladan a un mundo de inacabadas fantasías y misterios, sino también cuando te inspira a crear tu propia historia. Una con adornos similares pero con una aspiración superior a la que ha escrito. Un buen escritor es eso, no sólo inspira a soñar, inspira a escribir..

Sólo porqué hay comida no significa que tengas que comer.

Estándar
Sólo porqué hay comida no significa que tengas que comer.

Esta época de alegría y confraternidad me ha impedido escribir como hubiese querido hacerlo. Tantas ocupaciones, tantos sitios a los que ir, tantas mierdas que comprar y regalar (solo para cumplir con la exigencia social), me tienen aturdida. Cuando camino veo tanta pantalla y lo que la recubre me deprime, más aún cuando la única forma de salir totalmente de eso es el suicidio o el ascetismo. ¡Al carajo!, disfrutaré con más intensidad  y escribiré cuando el tiempo me alcance: otra razón, poderosa, para detestar la navidad.

Las palabras suelen irse al carajo ciertas veces. En esos días, cielo, que sean las miradas quienes suplan lo rico de las palabras que compartimos. Y cuando cerremos los ojos sin ganas de abrirlos, que sean la saliva y los cuerpos los que todo nos sirva para tejer día a día aquel puente nuestro que tramo a tramo se torna más fuerte.

Estándar
Las palabras suelen irse al carajo ciertas veces. En esos días, cielo, que sean las miradas quienes suplan lo rico de las palabras que compartimos. Y cuando cerremos los ojos sin ganas de abrirlos, que sean la saliva y los cuerpos los que todo nos sirva para tejer día a día aquel puente nuestro que tramo a tramo se torna más fuerte.

Entre tantas fórmulas del carajo, falibles e infalibles, hay una en especial que es más infalible que las demás: en la vida uno debe hacer lo que le place y lo que le hace feliz, si hace lo que otros le dicen que haga, uno acabará renegado, muerto o viviendo una vida igual de infame e intrascendente que la de todo el mundo. Esta es una apología de la voluntad, hacer lo que a uno le place aunque los demás se coman mierda.

Existen quienes escuchan lo que no digo y ven lo que no muestro, mi alma es transparente para ellos como un libro que saben de memoria. Agradezco a la vida por haber puesto en mi camino a esas personas con las que tengo esa conexión tan bonita e inexplicable…. Y como en esta época están de moda los brindis yo brindo por ellos.

Estándar
Existen quienes escuchan lo que no digo y ven lo que no muestro, mi alma es transparente para ellos como un libro que saben de memoria. Agradezco a la vida por haber puesto en mi camino a esas personas con las que tengo esa conexión tan bonita e inexplicable…. Y como en esta época están de moda los brindis yo brindo por ellos.

Algunas veces escribo simplemente para no perder la costumbre. La mayor parte de mi tiempo la invierto en mantener mi mente tranquila. Admito que de vez en cuando pierdo la noción de la vida, y justo en esos momentos exprimo todo cuanto tengo en la cabeza; peleo cada frase, cada palabra como si mi vida dependiese de ello. Escribo, reviso, leo, vuelvo a escribir y reescribo para estar segura. Termino exhausta, con la sensación de tener un avispero por cerebro. Y así sucede. Y pasan los días arrastrando todo presagio y cada aspiración se desvanece como si el simple hecho de querer alcanzarlas de repente las resquebrajara para luego convertirlas en un montón de escombros. Es entonces cuando vuelvo a escribir. Cuando ya no me queda nada. Algunos pensamientos no ceden y los verbos, adjetivos y pronombres se alejan como si me tuvieran miedo. He llegado a sentirme sola pero lo único bonito que me queda es escribir para sentirme viva. Estoy viva, debo estarlo; y lo seguiré estando mientras siga escribiendo.