Archivos Mensuales: agosto 2015

Nos creemos que no vamos a superar la pérdida de un ser querido y, con el tiempo se vuelve un dulce recuerdo que siempre llevaremos dentro.

Estándar
Nos creemos que no vamos a superar la pérdida de un ser querido y, con el tiempo se vuelve un dulce recuerdo que siempre llevaremos dentro.

La llave que guarda los secretos de amor, esas confidencias ..guarda muy bien esa llave, que cae y no hay copia…ya lo sabes., tù la tienes.

¿Dar gracias al desamor?

Acabo de leer algo sobre el amor que me confunde, dice así: “…el amor es una necesidad y un clamor. No es un trueque, sino una dádiva, un regalo recíproco que hay que agradecer siempre, aunque nos deje… y doy la enhorabuena a quienes lo poseen y a quienes lo han perdido y por él sufren.”
¿Realmente hay que agradecer el amor perdido? ¿La sensación de soledad, de tristeza, de desesperanza? Y sobre todo los vestigios de ese amor que todavía llevas pegado a la piel y que quieres arrancarte como sea para poder descansar y volver a levantar la cabeza. Pero no puedes. Cuanto más intentas huir, parece que más se mete en ti y te consume, porque sabes que ahora ya no podrás compartirlo, que nadie te mirará ya a los ojos y te sacará un poquito de ese amor que te quema. Intentas disimular diciendo: ¿A mí? A mí no, a mí no me llena, no me dilata el alma ni me nubla los sentimientos, ni me pierde ni me entrega. A mí el amor ya no me afecta. Y mientras dices esas palabras, sigues teniendo sangre en las venas y tus ojos sueñan con una segunda oportunidad, con el regreso de un amor que te diga: “He vuelto y quiero llevarte conmigo”.

Conservadores del carajo. No conciben la vida ni el arte fuera de sus cuatro paredes. Malditos, tienen una clara división entre el bien y el mal, cuando en realidad todo es gris en diferentes matices.

Estándar
Conservadores del carajo. No conciben la vida ni el arte fuera de sus cuatro paredes. Malditos, tienen una clara división entre el bien y el mal, cuando en realidad todo es gris en diferentes matices.

Quisiera que al final de estas palabras me quisieras.

¿Y que es un promesa si se rompe?
Prometí no volver a escribirte, pero ya no importa…..
Debes saber que sigo pronunciando tu nombre en mis mañanas, y desde luego antes de dormir, esperando soñar contigo y así sentirme más enamorada de la magia que se encierra en tu mirada.
La única promesa que jamás romperé, es la de amarte siempre, porque solo contigo (a mi lado o en mi mente) encuentra sentido mi vida…

¿Quién fue ese hombre?, ¿fue importante?
Lo fue todo. Lo amé con el alma y, sin el menor remordimiento, me destrozó los planes de una vida juntos, pero pude encontrar una rendija de luz. Su traición me golpeó muy fuerte, pero no me fracturó la sonrisa. Él se sintió un ganador por aplastarme, yo me siento vencedora por haberme levantado desde lo más profundo de la humillación y la vergüenza.

Imagina por un momento cómo debería ser. Yo estoy aquí escribiendo, y tú por allá, en otro rincón del mundo, y te da por leer esto, y al acabar ya me quieres. Como si fuese magia, y las palabras hubiesen entrado en ti y yo con ellas.
Finalmente lo entiendo: no puedo estar con nadie. Para llegar, supongo, deberemos evitar ir de frente, y acercarnos de lado, mirando hacia otra parte, y luego casualmente, cuando se choquen nuestros hombros y nos giremos, al vernos diremos, como quien no quiere la cosa: “Disculpa, estaba distraído”. Si ves al amor venir de cara, suele terminar pasando de largo.
Ya sé que no somos para tanto, para el mundo: a quién carajos le importa. A veces dos se miran. Dos personas, simplemente se miran, y se hacen grandes el uno al otro. Sólo para ellos, no para el mundo. Pero insisto: a quién carajos le importa.
Por último: sé que las cosas nos están saliendo mal, pero definitivamente, podríamos compartir nuestros desastres. ¿No sería mucho más bonito?

De repente vuelves, como las sombras, y parece no haber pasado nada, como si no te hubieses ido, como si después de tantos meses y de la puta, horrible e inevitable distancia aún me quisieras. ¿Por qué lo haces? Pero, sobre todo, ¿por qué no me marché cuando podía? Aquí las calles sólo arrastran, regresan, conducen a callejones, y en ellos ni siquiera sé quién soy.
Miro las luces. A través de la ventana miro las luces, a lo lejos. Ya no me siento cercana a ningún lugar; a nadie. Miro las luces fijamente, tratando de dejarlo todo en blanco. No sé si mañana podré levantarme de la cama, o si podré decirte que lo siento. Quizá entonces, ya será tarde.

Voy a donde te vi por primera vez
por si vuelves y para demostrarte
que no todas las segundas partes
tienen que ser malas.

TE PERDONO AUNQUE NO ME PIDAS PERDON…

Estándar
TE PERDONO AUNQUE NO ME PIDAS PERDON…

Porque realmente es muy dolorosa cualquier herida que se le haga al corazón, por muy grande o pequeña que sea, ponerle el dedo o removerla, nos hace decir o actuar lo que realmente no queremos porque sabemos muy bien, del daño que podemos hacer sin quererlo, y duele el doble no solo el que nos lo hagan sino también como eco hacerlo…Y así mismo cargar con odios y resentimientos, el contemplar asuntos pendientes, nos estanca en el tiempo, no nos deja avanzar ni llegar a donde nos hemos propuesto, porque el dolor que permanece nos roba la paz, nos impide confiar y nos apaga los sueños…Al entender que no es ningún ser superior quien se ponga siempre en el papel de digno u orgulloso y no sea capaz de pedir ni ofrecer el perdón, porque cree que eso solo se hace con Dios; sabiendo también que son demasiado soberbios aquellos que dicen que no se van a rebajar reconociendo que se equivocaron y en ese error a otros en el alma una herida le causaron… Prefiero liberarme de todo aquello que me cause tristeza y me robe la paz, por eso aunque no me lo pidas, yo te aprenderé a perdonar.
Te perdono porque así, me sanará más rápido y fácil mi herida, me sentiré libre de caminar por cualquier lugar, sin afectarme el escuchar tu nombre, tropezarme contigo o recordar lo que alguna vez pudo pasar… Al perdonarte se aliviana mi alma, me lleno de paz y me invade la calma, porque el perdón es de los sentimientos más sublimes que puede experimentar el corazón; amar y perdonar, es lo que más nos ha querido enseñar el mismo Dios…Te perdono aunque no me pidas perdón, porque no quiero sentir nada en contra tuyo, ni experimentar que algo me pesa o me ata el corazón. Al perdonarte enfrento a todos esos monstruos que aparecen porque nacen de los sentimientos dañinos que puedan existir en lo más profundo de nosotros y nos hacen muchas veces perder la razón…

Te perdono y aunque las cosas no sean como antes, ya nada podrá detenerme ni dañarme, porque al perdonarte estoy reparando yo misma lo quebrantado que dejaste mi corazón… sé que ganaré esta batalla, aunque en algún momento quizás la sentí perdida, pero me di cuenta que mi mejor escudo es el amor que me invade y que sana todo y renueva nuestra vida…Te perdono, con la sencillez y humildad que surge de mí, porque sé que nací para ser feliz, por eso, para no guardarte rencor, me quedaré con los recuerdos más lindos de lo que alguna vez esto que vivimos significó… con todo ello, concluyo este capítulo, inicio uno nuevo, me lleva de la mano Aquel que tanto nos ha amado y que su vida por nosotros entregó… no me cierro a ningún sentimiento, porque lo que me hace realmente vivir, es saber que puedo sentir muy dentro de mí, la grandeza DE SER PERSONA.

Porque todo lo que pienso, hago y vivo, me ayuda a buscar una Silla que me ayude a estar “a la altura de las circunstancias”… pensamientos, reflexiones y vida…….

Estándar
Porque todo lo que pienso, hago y vivo, me ayuda a buscar una Silla que me ayude a estar “a la altura de las circunstancias”… pensamientos, reflexiones y vida…….

A veces en el afán de tener, alcanzar y conservar; confundimos el luchar por lo que queremos, con forzar lo que esperamos, y en ese acto de presión, podemos equivocarnos…No se puede forzar, el tiempo que la mariposa emplea para salir de su capullo, por el afán de verla volar… si presionamos sus alas a que salgan, le evitaremos el esfuerzo que necesita para sentirse fuertes y se pueden atrofiar…No se puede forzar a la rosa abrir sus pétalos o abandonar sus espinas, porque dejaría de ser quien es y más pronto se marchitaría…No se puede forzar la tierra ni el mar, así se ocasiona un desastre natural…

Es necesario aprender a soltar, esperar y confiar… darle tiempo al tiempo… dejar en libertad… por eso, no condiciones tu destino, no mendigues ni forces las expresiones de cariño y de solidaridad, no condiciones a tus seres queridos, pero tampoco te des el lujo de ser de las personas que les gusta hacerse esperar y rogar; nada es para siempre, si quieres tomar otro camino, atrévete a expresar lo que sientes, sigue hacia adelante sin mirar atrás… no permitas que alguien se abrace a una silla que ya no quieres ocupar, deja que otra persona se siente, para que no quede en el alma, vacío, desilusión y soledad…
No se puede forzar a que las cosas sean como esperamos, porque para ser y sentirnos libres… Es válido luchar, ser constantes y perseverantes, sin llevarnos a nada ni a nadie por delante…Si quieres que algo o alguien sea para siempre, no lo forces a nada, cuídalo sin ahogarlo, suéltalo sin abandonarlo, deja que todo surja como la vida quiera, en la más profunda y verdadera libertad…

No se pueden forzar las palabras, porque si se obligan a decirlas, no significan nada…No se pueden forzar los abrazos a que sean dados, porque en vez de sostener o acoger, ahogan o los desperdiciamos…No se puede forzar un sentimiento, que en el tiempo que lleva forjándose, no ha llegado hasta donde anhelamos… los sentimientos que se presionan, no son reales, se condicionan, duran poco, no llenan y solo vacío, temor o desilusión, ocasionan…Es muy complicado entender o diferenciarlo, más cuando tememos que se nos pueda escapar o perdamos lo que más queremos y en el afán de conservar y cuidar, presionamos y forzamos… En ello cometemos el error de ahogar a la plantita por tanta agua, abrazar tan fuerte que causa dolor, alejar a quien amamos, desgastar un sentimiento, equivocarnos en la elección. Aquello que se exige con presión, no sale ni llega al corazón…No se puede forzar el destino, ni condicionar la voluntad de este, aunque sentimos que hemos perdido o caminamos contracorriente, no hay que rendirnos, ni tomar la ruta más fácil, no podemos reacomodar las cosas a nuestro antojo, esa es otra manera de obligar a que los hechos sean como pretendemos, y así, al intentar mejorar algo, otras cosas empeoraremos…

Copy the BEST Traders and Make Money (One Click) : http://ow.ly/KNICZ

No importa las veces que te pongan la zancadilla, ni importan las veces que te caigas, lo único que sirve en esta vida para seguir adelante es LUCHAR por lo que uno quiere. Si tú te valoras y sabes que puedes, los demás veremos en ti lo que realmente vales por muy “mala persona” que nos parezcas.

Estándar
No importa las veces que te pongan la zancadilla, ni importan las veces que te caigas, lo único que sirve en esta vida para seguir adelante es LUCHAR por lo que uno quiere. Si tú te valoras y sabes que puedes, los demás veremos en ti lo que realmente vales por muy “mala persona” que nos parezcas.

Cada quien hace lo mejor que puede según su nivel de conciencia. Una vez que entiendes que cada quien actúa de acuerdo a lo que entiende, la vida se simplifica.
No es tu trabajo hacer que otros alcancen a ver lo que tú ves o lograr que estén en tu nivel. Tu trabajo es entender, aceptar y aprender a convivir con aquellos que vibran contigo.

Aun no despertaba y tu silueta de desarmaba en mi boca; no eras canción; eras las palabras amontonadas, los te amo ajustados, entre los silencios y el tiempo sin vernos.
Creía haberte dejado transcurrir en recuerdos y soñar para los afueras, los miedos internos; creía haber olvidado la corbatura de tu espalda; fui ahí donde después de tantos años derrame lagrimas; sabiendo nuevamente que partías.
Como sacarte de mis entrañas; cuando al pronunciar tu nombre; supe que de respirares atragantados me nutria.
Solo te pedí mirarnos, por un instante y al preguntarte que veías; dijiste AMOR…
Como pesan las palabras no dichas, como pesan en la mente; las necesarias palabras, sin obligación, sin compromiso; tan solo impartidas por dos , que aun hoy no pueden dejar de amarse…
Nuevamente cierro mis ojos y te veo, nuevamente la miel del deseo entro por la comisura de mis labios…

Nunca se esta demasiado vació; ni tan lleno de cosas; a veces es necesario dejarse llevar por el viento; imaginar que por alguna razón las cosas, han sido así o serán; cuanto tiempo uno se queda estático, esperando; esa respuesta, el gesto, la voluntad moviéndose y no…
Que te detiene?; es tan solo un impulso; un por que si…
Un instante en que la mayoría de tus átomos se descongelan al unisono; se mueven sin razón y con todo la razón humana de que allí, ni tan cerca, ni tan lejos esta la próxima posibilidad.
Costar??
Que no cuesta, que no se paga, que no se vende; que no se regala o encuentra; en esos hoyos profundos del alma; los vacíos,los llenos de lo que realmente importa y te sostiene…

Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: porque todavía no nos han traicionado.

Estándar
Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: porque todavía no nos han traicionado.

Quiero describirte, y empezare por decirte: Sueles ser un poco violenta, pero a la misma vez tierna, no hablas de uniones eternas y perfectas, pero en entregas tu corazón como si solo hubiera un día para amarlo, te gustan la canciones
que comprometan tu pensar, lloras por las noches, te sientes incomprendida, te alejas de las personas, te sientes dolorosamente mal contigo misma, no tienes muchos amigos, no tienes una relación profunda con tu familia, buscas alguien que te comprenda, se que esperas a alguien especial, de tus pasatiempos te gusta cantar, escribir poesía, dibujar, sueles tener días depresivos, te ilusionas muy rápido, es la razón por la que te han roto el corazón, VEN DEJA QUE YO TE AYUDE, DAME LA OPORTUNIDAD DE SER ESA PERSONA QUE BUSCAS.

MI MAYOR REGALO: TÚ.

Estándar
MI MAYOR REGALO: TÚ.

¿Qué va a ser tu hijo?

Será un pedazo de cielo,

una pequeña estrella que podrás tener entre tus brazos,

y que iluminara tu vida.

Será una pequeña rosa que regarás con tu amor,

aunque sus espinas te lastimen.

Será una ilusión, una esperanza que hará desbordar

toda tu vida en un enorme, enorme sonrisa.

Será… como un pequeño torbellino

que te hará girar, girar y dividirte en mil partes para estar con él.

¿Qué va a ser tu hijo?

Será una flamita que hará arder tus fuerzas y tu vida misma.

Será como un pequeño tirano al que tendrás que servirle

con la sonrisa en los labios y el corazón en la mano.

Será un millón de razones por las cuales tus manos

harán milagros inconcebibles.

En fin… ¿qué será tu hijo?

Será una sonrisa tuya…

Será un trozo de tu corazón…

Será tu vida misma…

Será la mayor alegría que puedas tener en tu vida……

Mi mejor regalo,
no fueron rosas arregladas en mi cumpleaños,
no fue una canción que provocara mi llanto,
no fue una poesía con hermosos versos,
no fue una cena romántica a la luz de las velas.

Mi mejor regalo,
no fue un paseo por la luna,
no fue una estrella del cielo,
no fue un arco iris con sus nubes,
no fue el rastro de un cometa.

No fueron mis ojos, no fueron mis manos,
no fueron los labios con los que te regalo un beso,
no fueron mis oídos, no fueron mis sentidos,
y aunque todo esto agradezco,
mi mejor regalo no fue eso…

El mejor regalo que he recibido
es este ángel del cielo que llamo mi hij@,
la rosa más bella, la mejor estrella,
la canción y poesía
que le da sentido a mi vida.

Que me lleva a la luna
para alumbrar sus noches,
que pinta mi vida de colores,
que llena mis ojos,
que derrite mis manos,
y que toca mi corazón
suavemente con su amor.

Mi regalo eres tú

Mi mejor regalo,
no fue un paseo por la luna,
no fue una estrella del cielo,
no fue un arco iris con sus nubes,
no fue el rastro de un cometa.

No fueron mis ojos, no fueron mis manos,
no fueron los labios con los que te regalo un beso,
no fueron mis oídos, no fueron mis sentidos,
y aunque todo esto agradezco,
mi mejor regalo no fue eso…

El mejor regalo que he recibido
es este ángel del cielo que llamo mi hijo,
la rosa más bella, la mejor estrella,
la canción y poesía
que le da sentido a mi vida.

Que me lleva a la luna
para alumbrar sus noches,
que pinta mi vida de colores,
que llena mis ojos,
que derrite mis manos,
y que toca mi corazón
suavemente con su amor.