Archivos Mensuales: abril 2015

Nunca conocerás mi realidad y eso me agrada, prefiero vivir en tus fantasias.

Estándar
Nunca conocerás mi realidad y eso me agrada, prefiero vivir en tus fantasias.

Me rompo en letras por ti:

Quiero escribir sobre mis sentimientos por ti, quiero garabatear tu nombre en una hoja de papel,
sólo para que cuando la vea recuerde que me rompí en letras por ti.

Escribir sobre la dulzura de tu mirada tierna y saborearte entre cada uno de mis versos como entre mis anhelos mas intimos.
Quiero que mis dedos llenos de tinta sepan a tus besos y que mis ganas de querer existan sólo contigo.

Deseo infinitamente que te transformes en un ser eterno que nunca muera entre las páginas de mis escritos.

Quiero conservarte entre mis poesías, en el diario de mi vida, en el roce de una página y en los trazos de mis letras.
Te quiero entre cada silaba y palabra, y así poder tenerte conmigo por siempre.

Anuncios

Tal vez nuestro mayor error sea la tendencia que tenemos a creer que por tener hoy algo, siempre lo tendremos.

Estándar

Mi hijo:

Mi hijo, mi sol, mi luna.
La estrella que me alumbra en las noches mas oscuras.
Mi hijo, alegría, esperanza llena mis días de ternura y dulzura.

El regalo mas hermoso que Dios me quiso brindar.
Bendecida por el cielo su existencia he de cuidar.
Fruto de un amor excepcional. La llevo siempre en mi mente y en mi corazón esta.
Mi hijo.

Siempre tú…

Estándar

Rompí con los versos, sin caer en la cuenta de la importancia de esto. Al romper la estructura de lo que escribía, me había roto a mí mismo y a un montón de cuestiones que parecían inmutables. Rompí con la métrica, con la academia. Rompí con mi forma clásica de amar amarrando, para desatarme y amar con fervor a cuanta mujer se me cruce por delante; no importa si es un minuto, un día, o un año, para el amor y para el sexo el tiempo es inexistente. Rompí con mis viejos amigos, ahora intelectuales, quienes veían en el arte la solución a todos los males mundiales. Rompí también, sin querer, con mi forma de flirtear, antes lo hacía de forma consciente, ahora no muevo un solo dedo, solo dejo que se acerquen. Incluso rompí con mi anterior forma de concebir el sexo, tan sensorial y falocéntrica, que pasaba por un puto energúmeno más; ahora no, como toda buena revolución, el centro ha cambiado hacia aquella campanilla que guardan las mujeres entre sus piernas. Rompí con la métrica, con la rima. Rompí con todo lo que me dio la gana romper… y qué bien me ha sentado.

Me gusta mirarte cuando no estás prestandomé atención, cuando estás concentrado en otra cosa, porque es cuando creo que mejor te ves, no intentas nada, sólo estas siendo tu y eso para mi es mejor que cualquier cosa.

Estándar
Me gusta mirarte cuando no estás prestandomé atención, cuando estás concentrado en otra cosa, porque es cuando creo que mejor te ves, no intentas nada, sólo estas siendo tu y eso para mi es mejor que cualquier cosa.

Yo creo que madurar no significa ser alguien serio, estricto, mucho menos amargado, madurar es poder jugar, tontear, bromear, amar y sonreír como un niño pero recordando nuestras responsabilidades, aceptar que ya no somos niños pero no olvidar que lo fuimos.

El problema empezó cuando escribí tu nombre por el simple hecho de rellenar una hoja en blanco.
El problema empezó ahí, al ser consciente de que te quería, incluso en las historias que aún no había escrito.

Algo que jamás entenderé, es que todos quieren una vida de color rosa pero nadie quiere salir a pintarla…

Estándar
Algo que jamás entenderé, es que todos quieren una vida de color rosa pero nadie quiere salir a pintarla…

Existen tres cosas que tienen mucho valor para mi y son la base de mi vida:
1- yo
2- La palabra escrita.
3- La palabra dicha.

Hoy no tengo ganas de leer, ni de escribir, ni de salir con amigos, ni siquiera me entra bocado y sólo quiero estar sólo.
Me agarró tu maldito recuerdo por la soledad y por la melancolía, no me suelta, me limita, me retiene, me lástima, me hiere, me subyuga a sufrir un día más tu huida. Ya pasará, me digo, para mentirme una vez más y esperar que mañana salga el sol.

Y cada vez que me leen se quedan algo de mí.

Estándar
Y cada vez que me leen se quedan algo de mí.

Y se mudo de deseo en deseo, de sueño en sueño; imagino centenares de oportunidades, para disfrazar el olvido; dejarse volar como el panadero que entro por su ventana y le ilumino la mirada; el lo habría visto o rozado al menos…
Así como la del pabellón seis, se le perdió la mirada, tanto mas cerca, tanto mas lejos; ella sonrió…
Sonrió a carcajadas; lo amaba; lo amaría eternamente, en las distancias; acaso el panadero lo rozo, lo toco, sabe donde esta el, ahora?.
Se tiro por la ventana…
Se tiro sobre suaves y coloridos, diría millares de panaderos la esperaban; ella reía y lloraba; lloraba y reía a carcajadas; sabia que lo habían visto y hasta rozado; así se durmió eternamente enamorada…

Los libros son mis provisiones. Son personas que nunca se van.

Estándar
Los libros son mis provisiones. Son personas que nunca se van.

Medito, medita ; se medito, por un largo rato y se encontró; tan alejada de ciertos momentos y algo cansada de diferentes viajes.
Melancólica meditación;la que asume y no se niega, la meditación de paseo por su vida, casi sin saber en donde va…
Si de meditar se trata; la verdad le escapa, es mejor a veces vivir meditando; antes de actuar, eso lo aprendió; a los golpes, a los llantos.
Como si fuera fácil; encontrase, pero de verdad; encontrase y decirse todo, no negar nada; totalmente al natural, naturalmente desnudándose…
Cuanto tiempo uno vive tan vestido, tan escondido, tan apartado; estando aquí tan lleno de gente…