No hay crecimiento si la vida no remueve los cimientos. De nada sirven los guiones cuando casi nada ocurre según lo previsto. Hay que aprender a bailar al ritmo de los cambios y con la energía del presente.

Estándar
No hay crecimiento si la vida no remueve los cimientos. De nada sirven los guiones cuando casi nada ocurre según lo previsto. Hay que aprender a bailar al ritmo de los cambios y con la energía del presente.

Vuelo. Esta noche vuelo más alto que cualquier avión. Cometa. O Soñador. Y lo hago porque he puesto a hervir a fuego alto las fotografías que me ataban al daño que radica en ver atrás.

Hoy me declaro profeta de mi propio destino y le digo al mundo que se queme si se quiere quemar, porque desde el año pasado decidí ser alguien nuevo. Alguien que arrancara sus raíces y se cortara sus espinas, pero también alguien que se echara el sol y su propia tormenta, para resurgir de la muerte.

He resucitado no sé cuántas veces dentro del abrazo de mi madre, y he muerto no sé tantas veces también dentro de lo que lucía desde el exterior, un hogar.

Dime, qué es hogar, cielo, volar. Dime qué escondes debajo de todas esas cicatrices que esconden tu ropa, dime qué historia cuentan los párpados caídos y las pestañas cansadas, dime hasta qué punto de la madrugada te has quedado despierto por esperar un mensaje que jamás llegó, o dime cuántas veces has tenido que reciclar tus sentimientos porque sientes que no vales la pena. Alguien, en su sano juicio, que nos abra los sentimientos, y nos cierre los ojos.

Voy saltando, pero cada vez que lo hago siento que caigo en un abismo diferente. Una vez caí dentro de uno tan profundo que casi no salgo de él. La gente se acercaba al hueco para ver qué había al fondo y lo que contaban era que abajo había un monstruo que se bañaba cada noche con las estrellas y salía rara vez con las alas prestadas de una mariposa.

Soy igual que otros, amo igual que otros. Y soy lo que otros tratan de esconder dentro del closet. Este día me libero, me libero de toda toxina que en mí fue adherida por una sociedad llena de prejuicios y le digo a mi chico: ¡Hey, tú, qué linda sonrisa tienes, joder!

Esta noche vuelo más alto porque tengo al chico de mis sueños esperando por mí, al otro lado del mundo y me sonríe como si estuviese a la par. Y si eso no es amor, no sé a qué cojones le llamás amor.

No salgo del armario, porque nunca he estado dentro de él.

Anuncios

No eres lo que piensas ni lo que sientes. No eres la opinión de los demás. Eres tus decisiones, eres cómo te tratas a solas y el potencial de todo lo que quieres lograr.

Estándar
No eres lo que piensas ni lo que sientes. No eres la opinión de los demás. Eres tus decisiones, eres cómo te tratas a solas y el potencial de todo lo que quieres lograr.

Siempre hay tiempo para un “¿como estás?”, quién no lo aplica es porque simplemente no lo quiere. Cuando el interés falta, las excusas sobran.

Hay caminos que cuando se inician se sienten que son de ida. Y un día empezó como un juego, sin saber que en ese camino me esperaban la alegría y el entusiasmo.

Porque en esos ojos aceitunados tan bellos que tienes, me hace poder ver la fuerza y voluntad con la que vives día a día, porque puedo ver tu valentía y tu miedo, porque veo a aquella mujer que en mi sueños solo puedo tener, veo en ti eso que mis sentidos me piden que encuentre en una mujer al caer la noche, veo cada paso que das y por muy cansada que estés lo das con una gran firmeza, porque mis ojos se pierden al ver esos deseables labios que tienes, y aunque te hagas llamar la chica de labios rojos y tengas un camino de 8 huellas en tu abdomen, detrás de ese maquillaje y esa tinta, puedo ver, ese mundo, esas lunas, esas galaxias ese polvo cósmico, ese gran y tan bello universo que te hacer ser tan deseablemente tu, eso y mucho más puedo ver, aunque al finalizar el día… Tu, ni una sola estrella puedas ver en mi.

Felicidades!!!!!!

Estándar
Felicidades!!!!!!

Hoy pensé en tí.

Después de esa llamada impactante de cariño…pensé que no llegaría….pero llegó.

Sé que no he sido una hija ejemplar, pero voy a intentar enmendar poco a poco los errores. Con sacrificio…pero hacerlo hay que hacerlo.

Aún no sé como enfrentarme a ese beso, pero si sé…que los pocos días que nos quedan los llevare e intentaré hacer las cosas lo mejor posible.

También te agradezco a tí, que aunque no creo que te acordaras, hoy abriste tu corazón y me diste el último aliento.

Me duele el corazón cuando paso por sitios en los que estuvimos juntos, y también las tantas veces que me molesto cuando me corregías. Hoy tus consejos son lo más valioso que tengo, me ayudaste a ser una mejor persona y me hiciste comprender con amor mis errores. Feliz cumpleaños.

Aunque esté llorando, quiero que sepas QUE TE QUIERO.

Una crisis es cuando la noche aún no ha terminado de morir y la mañana aún no ha terminado de nacer. Es ese pasillo que sabes que tienes que cruzar, porque ya no perteneces a ese lugar (real o emocional) que vas dejando.
Estamos en tiempos de cambios, de soltar aquello (creencias, hábitos, comportamientos, emociones, relaciones) que no están alineadas con nuestra esencia y nuestro propósito. Lo que se tenga que ir, deja que se vaya, y permite llegar lo que tiene que ser. Deja que las piezas se acomoden.

NO QUIERO POR FAVOR QUE ME ESCRIBAS. HA LLEGADO EL DÍA Y MAÑANA COMENZAR UNA NUEVA VIDA.

SUERTE.

No soy muy sociable que digamos, y eso es porque la gente es predecible, como las películas hollywodenses de amor que incluyen musicales: Todos aspiran a ser ganadores, y eso jode un poco, porque ser ganador es aceptar de plano un estilo de vida basado en el dinero y la puta publicidad. En cambio, mis amigos viven al día, creo que lo único que aspiran es despertar vivos el siguiente día, y eso es literario, eso me parece más interesante que el coche último modelo o lo que escribe la gente que cree ser el testículo izquierdo de Neruda.

Es tan lindo cuando no pides, no ruegas, no insistes, no reclamas y recibes más de lo que esperabas…Eso es amor del bueno.

Estándar
Es tan lindo cuando no pides, no ruegas, no insistes, no reclamas y recibes más de lo que esperabas…Eso es amor del bueno.

No le des tu corazón a quien solo busca piel. El psicópata vive un eterno presente. Sólo busca su beneficio inmediato. Las consecuencias no le importan. Nuestra sociedad postmoderna coopera a poner el poder en el sí mismo y pierde su vínculo con otros. Si no valoran lo que das, no te quedes esperando. En un rincón de la vida se esconden sorpresas gratas, solo sal al encuentro y huye del desamor.

Estoy corriendo y no sé a qué brazos pretendo alcanzar. No tengo claro cuál es mi objetivo. El gol de mi vida. A veces quiero tener una llave para ese momento donde quiero encerrarme en un abrazo y no salir nunca de ese mundo que crean tus brazos haciendo hueco y eco de mis angustias. Y luego estás tú que quieres encerrarte en un corazón tan de piedra como el mío. No sé si te lo han contado, pero las piedras duelen muchísimo más que cualquier tormenta. Supongamos que mañana no estás y me toca que echarte de menos, buscarte por debajo de las pestañas más bonitas que no he encontrado jamás a partir de ti, sentir esa necesidad de llenar ese vacío que dejan las personas que calan fuerte y profundo. Bonito e irrepetible. Dicen que las personas te calan solamente una vez en la vida: de ellas depende dejar una huella o una herida.

Y, ojo, que algunos no recuerdan, en lugar de ello, escriben toda una vida.

Fuera está siendo un verano indestructible, mientras por dentro me hago hielo. Las manos frías son el efecto secundario de cuando han dejado de tocarlas. Y en las tuyas encontré un infinito tropiezo de torpeza y melancolía. Siempre que me tocabas, sentía una tristeza tan grande que con ella pude crear, de haberlo intentado, un cielo repleto de hermosos desastres.

Quiero que me hagas feliz,
no que me hagas caso.

Y nos volvimos irreparables, con nuestras locuras colapsando en cada beso, con la nostalgia que irradiaban nuestras pupilas y la devastación que nos devoraba las costillas. Tienes derecho de ser feliz sin mí, como yo sin ti. Pero cómo te digo que intentarlo me resulta imposible. Como imposible le puede resultar al masoquista tropezar repetidamente con la única piedra de las miles que se le atraviesan en el camino.

Está bien… no me ames, no me recuerdes, no me hagas caso. Lo único que te pido es que no me dejes ir cuando lo intente.

Lo fugaz y lo fugitivo, lo que no pudo ser, lo que nunca existió pero se añora, pareciera ser el refugio de aquellos corazones enamorados del amor, de los filofóbicos o de los cómplices del desencuentro. Viéndolo así pareciera que sólo esa inquietud de la conquista, o la ilusión de aquello que no fue, no es y no será, tienen el poder de quedarse eternamente. Para el histriónico el amor es maravilloso y allá va cual Robin Hood. Para el obsesivo el amor es un ajedrez, medirá su intensidad y sus jugadas. Para el ansioso el amor es incertidumbre que angustia, ¿cómo será el futuro?. Y el depresivo aún se sigue preguntando si realmente existe el amor. Lo único cierto es que el buen amor sana. Que hay abrazos que contienen mundos, que hay almas mágicas y capítulos que aún no se han contado. Todo lo que vale la pena en la vida, siempre romperá el equilibrio. Y el equilibrio no es otra cosa que aprender a navegar en un péndulo. Deja que se desgaste el tiempo, más no permitas que un punto en el lugar equivocado se lleven tus ganas y deseos. Luego de un punto, siempre viene un espacio y empieza una nueva historia. ¿Será la tuya?…

Estándar
Lo fugaz y lo fugitivo, lo que no pudo ser, lo que nunca existió pero se añora, pareciera ser el refugio de aquellos corazones enamorados del amor, de los filofóbicos o de los cómplices del desencuentro. Viéndolo así pareciera que sólo esa inquietud de la conquista, o la ilusión de aquello que no fue, no es y no será, tienen el poder de quedarse eternamente. Para el histriónico el amor es maravilloso y allá va cual Robin Hood. Para el obsesivo el amor es un ajedrez, medirá su intensidad y sus jugadas. Para el ansioso el amor es incertidumbre que angustia, ¿cómo será el futuro?. Y el depresivo aún se sigue preguntando si realmente existe el amor. Lo único cierto es que el buen amor sana. Que hay abrazos que contienen mundos, que hay almas mágicas y capítulos que aún no se han contado. Todo lo que vale la pena en la vida, siempre romperá el equilibrio. Y el equilibrio no es otra cosa que aprender a navegar en un péndulo. Deja que se desgaste el tiempo, más no permitas que un punto en el lugar equivocado se lleven tus ganas y deseos.  Luego de un punto, siempre viene un espacio y empieza una nueva historia. ¿Será la tuya?…

Estoy corriendo y no sé a qué brazos pretendo alcanzar. No tengo claro cuál es mi objetivo. El gol de mi vida. A veces quiero tener una llave para ese momento donde quiero encerrarme en un abrazo y no salir nunca de ese mundo que crean tus brazos haciendo hueco y eco de mis angustias. Y luego estás tú que quieres encerrarte en un corazón tan de piedra como el mío. No sé si te lo han contado, pero las piedras duelen muchísimo más que cualquier tormenta. Supongamos que mañana no estás y me toca que echarte de menos, buscarte por debajo de las pestañas más bonitas que no he encontrado jamás a partir de ti, sentir esa necesidad de llenar ese vacío que dejan las personas que calan fuerte y profundo. Bonito e irrepetible. Dicen que las personas te calan solamente una vez en la vida: de ellas depende dejar una huella o una herida.

Y, ojo, que algunos no recuerdan, en lugar de ello, escriben toda una vida.

Fuera está siendo un verano indestructible, mientras por dentro me hago hielo. Las manos frías son el efecto secundario de cuando han dejado de tocarlas. Y en las tuyas encontré un infinito tropiezo de torpeza y melancolía. Siempre que me tocabas, sentía una tristeza tan grande que con ella pude crear, de haberlo intentado, un cielo repleto de hermosos desastres.

Quiero que me hagas feliz,
no que me hagas caso.

Y nos volvimos irreparables, con nuestras locuras colapsando en cada beso, con la nostalgia que irradiaban nuestras pupilas y la devastación que nos devoraba las costillas. Tienes derecho de ser feliz sin mí, como yo sin ti. Pero cómo te digo que intentarlo me resulta imposible. Como imposible le puede resultar al masoquista tropezar repetidamente con la única piedra de las miles que se le atraviesan en el camino.

Está bien… no me ames, no me recuerdes, no me hagas caso. Lo único que te pido es que no me dejes ir cuando lo intente.

Tu mente es una lupa que aumenta lo que enfoca. Así que observa bien qué quieres acrecentar en tu vida.

Estándar
Tu mente es una lupa que aumenta lo que enfoca. Así que observa bien qué quieres acrecentar en tu vida.

Estoy corriendo y no sé a qué brazos pretendo alcanzar. No tengo claro cuál es mi objetivo. El gol de mi vida. A veces quiero tener una llave para ese momento donde quiero encerrarme en un abrazo y no salir nunca de ese mundo que crean tus brazos haciendo hueco y eco de mis angustias. Y luego estás tú que quieres encerrarte en un corazón tan de piedra como el mío. No sé si te lo han contado, pero las piedras duelen muchísimo más que cualquier tormenta. Supongamos que mañana no estás y me toca que echarte de menos, buscarte por debajo de las pestañas más bonitas que no he encontrado jamás a partir de ti, sentir esa necesidad de llenar ese vacío que dejan las personas que calan fuerte y profundo. Bonito e irrepetible. Dicen que las personas te calan solamente una vez en la vida: de ellas depende dejar una huella o una herida.

Y, ojo, que algunos no recuerdan, en lugar de ello, escriben toda una vida.

Fuera está siendo un verano indestructible, mientras por dentro me hago hielo. Las manos frías son el efecto secundario de cuando han dejado de tocarlas. Y en las tuyas encontré un infinito tropiezo de torpeza y melancolía. Siempre que me tocabas, sentía una tristeza tan grande que con ella pude crear, de haberlo intentado, un cielo repleto de hermosos desastres.

Quiero que me hagas feliz,
no que me hagas caso.

Y nos volvimos irreparables, con nuestras locuras colapsando en cada beso, con la nostalgia que irradiaban nuestras pupilas y la devastación que nos devoraba las costillas. Tienes derecho de ser feliz sin mí, como yo sin ti. Pero cómo te digo que intentarlo me resulta imposible. Como imposible le puede resultar al masoquista tropezar repetidamente con la única piedra de las miles que se le atraviesan en el camino.

Está bien… no me ames, no me recuerdes, no me hagas caso. Lo único que te pido es que no me dejes ir cuando lo intente.

Hoy, también me acorde de ti. Que irónica es la vida, cuando te tuve te acaricie muy poco, me faltaron miles de abrazos por darte. En verdad te quede a deber tantos besos, tantas palabras bonitas. Me arrepiento, yo se que tu decías que el arrepentimiento no sirve de nada, pero a mi me sirve de consuelo. ¿Como en mi sano juicio pude haberte perdido?

Estándar
Hoy, también me acorde de ti. Que irónica es la vida, cuando te tuve te acaricie muy poco, me faltaron miles de abrazos por darte. En verdad te quede a deber tantos besos, tantas palabras bonitas. Me arrepiento, yo se que tu decías que el arrepentimiento no sirve de nada, pero a mi me sirve de consuelo. ¿Como en mi sano juicio pude haberte perdido?

¿No te has preguntado en dónde estarías si lo hubieses intentado cuando las oportunidades estaban a tu alrededor y que por miedo no tomaste una? Ahórrate las expectativas y las explicaciones, dale una vuelta al mundo y recorre solo por vez primera esos sitios adonde has ido con otra gente. Adéntrate en tus entrañas y descubre que dentro aún hay estrellas que brillan más fuerte que el mismo Sol. Ámate y no te des explicaciones cuando te fallas, simplemente abrázate y dite cuánto te amas. Y que no te dejarás arrebatar la locura por ningún cuerdo. Porque ser loco está bien, lo que no está bien es que otros vengan a cambiarnos lo que somos. Esa mente Einstein, esa imaginación Picasso, esas letras de Lennon. De ello es de lo que emergemos y a donde descendemos cuando morimos. A nuestro lugar. A nuestro ser. Comete errores que no lastimen a otros, porque es mejor tener mala reputación y haber vivido, que tener una intachable y haber tratado de complacer a todos. Por favor. No te conviertas en alguien para recordar, sino digno de admirar. Una vida que otros traten de alcanzar. De tocar. De acariciar los pliegues de tus sueños. Viaja. Viaja mucho. Vete a Malibú, a California o quizás hasta Tokio. Aléjate de todo por un buen rato y no sepas nada de nadie. Un viaje donde te puedas conocer a ti mismo y algún día poder escribir que has conocido a alguien para siempre. Folla en la cocina, en el jardín, en los lugares donde la reputación te diga que no. Baila tus canciones favoritas hasta caer y embriágate de tanta noche como te sea posible. Hasta ver las estrellas más cerca y la luna más imposible. No te muerdas tanto la lengua, ni te tragues tus palabras nunca. Di lo que sientas decir, y abraza con cuantos quieras empequeñerte y olvidar el mundo. Vive rápido y párate a ver los atardeceres. Que un día la vida te pondrá a ver atrás y no querrás ser aquel que mira siempre al futuro. Sé aquel que no ve a nadie, porque estás bailando en el presente. Un eterno palpitar de verano. De fogatas. De trasnochar. De amores fugaces y sentimientos permanentes. Deja en el mundo huellas que calen, no heridas que duelan.