El manipulador narcisista o perverso, te deja atrapado en un círculo tóxico y adictivo. Se ponen la máscara que más les convenga para lograr su objetivo: son buenos, víctimas, brillantes, simpáticos, narcisistas, seductores, de acuerdo a lo que la situación requiera. Si pusiste el control de tu vida en manos de otra persona, cuando éstos se alejan, te quedas vacío.

Estándar
El manipulador narcisista o perverso, te deja atrapado en un círculo tóxico y adictivo. Se ponen la máscara que más les convenga para lograr su objetivo: son buenos, víctimas, brillantes, simpáticos, narcisistas, seductores, de acuerdo a lo que la situación requiera. Si pusiste el control de tu vida en manos de otra persona, cuando éstos se alejan, te quedas vacío.

Hay personas que no saben pelear por quien quieren. Y él era una de ellas. Sólo le importaba esa versión agria que despedía cuando estaba conmigo. No logro reconocerme al estar con alguien que su indiferencia me hacía sentir miserable. Eso no es amar. El amor no destruye, sino construye. A veces puentes. Otras veces, un atardecer donde reconstruirnos la mirada. Pero ahora entiendo cuando dicen que el amor es ciego. Y, efectivamente, me puso una venda en los ojos para impedir ver la realidad: que él no me amaba. Que yo era uno más de sus caprichos, que yo representaba un objeto al cual usar, besar y luego desechar.

Pero qué pasa cuando después de todo lo vivido, toca solamente que recordarlo. Tocar la sonrisa de esa fotografía donde sonríe con la fría mano de la nostalgia. A veces quisiera volver. Volver a intentarlo. Pero luego recuerdo que él ni siquiera lo hizo por mí. Y que, cada noche, antes de dormir, pensaba que estaría a mi lado siquiera un infinito, y ahora me doy cuenta que no fue suficiente. Él no fue suficiente.

Qué pasa cuando, al final del día, ya no hay nadie a quien llamar y desahogarse y decirle que no puedes con tu mundo. Y un día te das cuenta de que ese alguien jamás lo sostuvo por ti, sino que eras tú quien se hacía la idea de que lo estaba haciendo.
¡Maldito! ¡¿Por qué no hablaste claro desde el principio?! Yo no estaría esta madrugada escribiéndote. Echándote de menos. Necesitándote. Queriendo que vuelvas y me abraces hasta que me quede dormido. Que con tus frases cortas me hagas la noche un poco más larga.
Lo jodido del recuerdo es que uno siempre recuerda lo bonito de ese alguien, casi siempre se olvida de lo que hizo mal y la razón por la que lloras, y uno tiende a querer olvidarlo todo para no sentir que la piel duele cuando unas manos que antes te tocaban como si fueses una isla virgen, de pronto, dejan de hacerlo.
No te perdono. Aún no. Esta noche te la dedico. Esta noche lleva tu nombre. Esta noche es otra de tantas que me la pasaré llorando encerrado en estas cuatro paredes, que cuando estabas tú, eran mi mundo y no quería salir de él. Debajo de las sábanas podía olvidarme hasta de mi propio nombre.

Si algún día llegas a leer esto (que lo dudo, siempre tuviste excusas para no hacerlo, o se te olvidaba, o no te importaba), quiero que sepas que, así como me hiciste sentir la persona más maravillosa del mundo, también quiero que sepas que yo fui el que me hice a la idea de que tú eras el lindo cuando en realidad eras un monstruo disfrazado de muchas caras bonitas. Y que, espero que el día que te topes con mi recuerdo, tu piel sienta la necesidad de sentir mis manos. De hacerles el amor a tus heridas. Y tengas que conformarte con pensar que un día yo te volteé a ver cuando tú volteabas a ver a otro lado. Que te escuchaba como si fueses mi canción favorita y que ningún atardecer se comparaba con verte desnudo tumbado en la cama. Que eras mi parte favorita de la vida, de la cama y del precipicio, ahí, donde solíamos sentarnos a ver al fondo para ver qué día caíamos.

«Eres».
«Eras».
Cuánto tiempo hay entre ello. Eras mi parte favorita del día. Eres parte de mi olvido.

Un gusto. Besos. Y recuerda: yo siempre estuve para ti cuando tú jamás lo estuviste para mí. Y ahora vienes a buscarme cuando yo ya estoy en otro lugar, en otro tiempo, con alguien más. Y tú te quedaste atorado justo donde me dejaste y de tanto que lloré, florecí.

—¡Oh, mira! ¡Qué rosa más bella!

Y te pinchas el dedo.

Anuncios

No te apures a tomar decisiones, antes de saber toda la verdad. Quizás no sea como parece a primera vista.

Estándar
No te apures a tomar decisiones, antes de saber toda la verdad. Quizás no sea como parece a primera vista.

No pienses que no sucede nada, simplemente porque no ves resultados, las grandes cosas crecen en silencio. Quizás aún estés en tiempo de sembrar. Recuerda la metáfora del bambú japonés, que tardó más de siete años en crecer.

Como siempre digo, no es tan importante la llegada como en quién te vas convirtiendo en el camino. Y aquí tuvimos la alegria de llegar al final de un ciclo. Muy felices de haber cumplido la meta.

Gracias a ti; por haberme dado la oportunidad de dar nacimiento a “La vida, a secas”, gracias por tus enseñanzas que me los llevo a las siguientes estaciones de mi vida.

Gracias por tu paciencia, aprendizajes, risas y noble amistad. Me llevo un gran  amigo, loco y maravilloso!

Gracias, por ser el canal para seguir compartiendo caminos de aventuras.

Gracias a todos los que nos acompañaron, y a los que aún no la vieron o quieren reincidir , mañana COMIENZA LA AVENTURA!

Vaaaamooosss!!!

Un recuerdo…

Estándar
Un recuerdo…

Quería decirle que la queria, quería pedirle que volviera y jurarle que la haría feliz, quería pedirle perdón de rodillas y traerla de vuelta a mi lado, quería bajarle el sol y expresarle que sin ella, yo no era nadie, quería pedirle que lo dejara y que regresara conmigo, quería entregarle mi vida. Sin embargo, ante todo.Quería que ella fuera feliz. Así que hice lo que fuese mejor. Huí de su vida. Y me quede así… Queriéndola.

Hay amores que es imposible sacárselos de la cabeza y muchos menos del corazón. En esos casos, se debe optar por esconderlos en el baúl de los recuerdos, esperar a que el tiempo pase y los mate poco a poco, llenándolos de polvo hasta que dejen de latir, de respirar y de sangrar. Pero a veces somos tan curiosos y necios, que cuando creemos que han muerto, nos dá por abrir el baúl y revivir lo doloroso de aquellos recuerdos.

 

Solo para mentes….aptas!!!!!!!

Estándar
Solo para mentes….aptas!!!!!!!

Ya no te extraño y vivo mejor sin ti.
No recuerdo muy bien la fecha exacta de tu cumpleaños.
No se que libro era tu favorito, ¿te gustaban los dulces?
Deje de esperarte o de buscarte en los rincones de mis recuerdos. Mis labios ya no extrañan los tuyos y las lineas de mis manos marcan otro camino.
Mi piel no extraña tus juegos, tus cosquillas y tampoco tus caricias. Aquello de ti que tanto me gustaba, se convirtieron en manías que ahora aborrezco.
Ahora ya no me alimento de esperanzas, ni ilusiones.
Ahora camino mas ligera, con sonrisas de oreja a oreja, estoy convencida, estoy consciente que ya no significas nada importante para mi.
Soy libre de tu ausencia, de la nostalgia.
Ya no lloro con aquellas letras de canciones que decías que eran mías y al escucharlas, ya no me susurran tu rostro…
La luna ya no tiene tu rostro y las estrellas ya no me hablan de ti.
Tu sonrisa ya no me provoca ternura y menos amor…Por fin puedo cerrar este ciclo que ya no me duele, por fin puedo escribir diciéndote: Ya no te amo mas, y tampoco te quiero.
Y desde ya, celebro mi libertad.
¡Soy libre!

Si tuviera que escribir al amor, lo resumiría con una imagen…

Estándar
Si tuviera que escribir al amor, lo resumiría con una imagen…

Comunicación clara, corta, directa y simple.

No pongas tu reloj en pausa y cediendo constantemente el control de la dinámica de la relacion.

Hablar a tiempo sana. Ensáyalo, no dejes al otro en un estado de confusión y no dejes que lo hagan contigo. Observa tus patrones de comportamiento y qué te impide expresar lo que sientes/quieres/necesitas. Y si del otro lado hay barreras, fijate de no estar insistiendo en un lugar donde no existen las mismas ganas y deseos.

No hay necesidad de subtitular, decodificar o contorsionar para descifrar a nadie. Suma a tu vida personas auténticas, con fallos, imperfectos y sinceros.

Eres de esas chicas a las que no se les regala rosas, sino un jardín lleno de vida y sol.

Estándar
Eres de esas chicas a las que no se les regala rosas, sino un jardín lleno de vida y sol.

Tengo alma de prostituta. Lo dije una vez y ahora vuelvo a repetirlo. No tengo que darle explicaciones a nadie. Soy mi propio desastre. Vivo mi vida a mi manera. Sin límites. Sin frenos.

Voy a los bares a los que yo quiero y transito con las personas que quiero. Bebo cuando quiero sin darle cuentas a ningún despistado que cree amarme, cuando lo que siente por mí es solamente algo pasajero.

No busco caer en precipicios. Ni en bocas. Ni en veranos. Ni busco enamorarme en un beso, porque he aprendido a rimar beso con olvido, y recuerdo con ¿de qué hablábamos? Ni quiero quedarme en un amor, porque estoy harto de errores. No quiero que nadie me duela cuando cierre los ojos… cuando la noche caiga. Cuando nadie esté ahí para darme consuelo. Ni aliento. Ni palmadas en mi espalda.

De un tiempo para acá decidí que debía ser fuerte y ser frío a plenitud, porque que te duela algo es una putada; pero que te duela alguien al que quisieras regresar siempre y saber que estás mejor sin él, es una mierda.

Tengo un vocabulario fuera de lugar, una consciencia sucia y un futuro exquisito. Mi lengua no se la ha comido ningún gato, mi mente no la leído ningún cuerdo y mi tiempo no se lo he dedicado… bueno… muchas veces se lo he dedicado a hijos de puta que no supieron valorar el reloj que no tenía en mi muñeca. Porque no les dedicaba tiempo, sino vida. Una parte tan irreversible del tiempo. El ayer son horas muertas. Por eso no veo atrás.
Me cansé de llorar.

Ahora soy un hijo de puta sin escrúpulos y orgulloso de mi madre que lleva como bandera ¿quién cojones te crees tú para señalarme? Primero, límpiate el dedo, cariño, que lo tienes lleno de sangre.

Mi reputación da mucho de qué hablar, mis cicatrices mucho de qué besar y mi saliva mucho de qué sanar. Soy todo lo que temes ser y soy la pesadilla de la que te escondes. Soy un monstruo bajo las sábanas y el santo que ves caminar por las calles.

Dicen que soy de la mala vida, pero acompáñame y te enseñaré cómo se come el mundo en tres pasos.

Uno: Sé feliz.
Dos: Siéntete feliz.
Tres: Calla.

Las víboras se comen entre sí, mientras tú estás bailando entre el medio de sus cascabeles.

Hola. Mi nombre es Libertad. Vuelo, mientras los otros se conforman con alzar su mirada y señalarme adonde vaya. Pero yo alzo el vuelo cada vez más alto.

El rechazo que recibas del exterior, sólo es un reflejo del rechazo que tienes hacia ti mismo. Si quieres que te quieran por lo que eres: primero acéptate, abraza tu historia, reconoce tus fortalezas, observa tus miedos y cicatrices. No evadas de ti, no te menosprecies, apruébate, hay perlas valiosas en tus sombras, eres más que suficiente. Amarte bien, también se aprende.

Estándar
El rechazo que recibas del exterior, sólo es un reflejo del rechazo que tienes hacia ti mismo.  Si quieres que te quieran por lo que eres: primero acéptate, abraza tu historia, reconoce tus fortalezas, observa tus miedos y cicatrices. No evadas de ti, no te menosprecies, apruébate, hay perlas valiosas en tus sombras, eres más que suficiente. Amarte bien, también se aprende.

Es evidente que para ser más feliz hay que sufrir menos.

Y cuál es la causa principal del sufrimiento? Es el apego a las personas y a las cosas.

En la medida que hagas depender tu vida de las cosas que poseas, más sufrirás. Entre otras razones porque pasarás toda tu vida gastando energía para tener más dinero que te permita tener más cosas, luego gastar dinero en mantener las cosas, en renovar las cosas, en cuidar las cosas y en proteger las cosas.

No podrás salir tranquilo por temor a perderlas, pondrás cerraduras y barrotes en tu casa de tal modo que parecerá una cárcel contigo y las cosas adentro.

El problema es que realmente ellas no dan seguridad y felicidad por sí mismas. Entonces siempre estarás insatisfecho por más que tengas.

Te dirás: – Cuando me retire me dedicaré a disfrutar de las cosas.
Pero cuando te retires estarás tan enfermo por la energía gastada y tan temeroso que ya será demasiado tarde para gozarlas. Tus herederos estarán además pendientes que te mueras para repartirselas.

Las cosas no son eternas. Se envejecen, se pierden, se incendian, se las roban…

Generalmente esta actitud va unida a pensar que las personas también son cosas, que se puede esperar algo de ellas y que se pueden poseer. Aquí se sufre más todavía, pues las personas no harán siempre lo que se espera de ellas. Son más impredecibles que las cosas.

Está bien tener lo que queremos. Y tenemos que tener amigos para ser felices. El error está en depender de su posesión para sentirse seguros.