Antes o después, más tarde o más temprano volverás a mirar hacia ese lado, a recordar los sueños que un día creaste, el mundo que formaban sin que tú pudieras hacer nada, cada historia nombrada entrelazada a los deseos fugaces que un hada te gritaba.

Estándar
Antes o después, más tarde o más temprano volverás a mirar hacia ese lado, a recordar los sueños que un día creaste, el mundo que formaban sin que tú pudieras hacer nada, cada historia nombrada entrelazada a los deseos fugaces que un hada te gritaba.

Muchas veces lo pienso y cada vez que lo hago siento la misma sensación, como si la vida te devolviera el aliento que te robó, un puñal que te hirió, por el que fuiste perdiendo sangre, impregnando el suelo de rojo.
Rojo que con los años verás krasivi.

Recibes el aliento de un ángel negro, sangre de tú sangre, donde tú reflejo late en el batir de sus alas, en su alma noble, en la carrera de la vida, en los sueños que proyectas en el espejo y su luz alumbrando el camino krasni.

Camino que quebró, por el que no pudiste avanzar y ahora ves a tú ángel negro por allí caminar, sientes cada paso que da, el mismo que una vez proyectaste, con el que tantas veces has soñado alcanzar, al que tú ángel negro dominará.

Probablemente no siempre ni todos ellos pero, los sueños se cumplen.

He soñado con ello tantas veces… qué esta vez no podría decir que estoy soñando, está ocurriendo, es real, lo conseguí, uno de mis sueños se ha cumplido y ahí está incipiente, brillando con intensidad, abriendo un nuevo cielo que explorar.

Siempre supe que llegaría, una voz dentro de mi me lo decía, no sabía cuándo, ni si era en un futuro próximo o más lejano, pero esa fuerte sensación me revelaba que estaba escrito, que aprendiera a esperar, que en cualquier momento aquellas letras serían leídas en voz alta y esa voz la escucharía.

Es así en un momento cualquiera, mientras caminas, visualizas una entrada, no es la que buscas pero igualmente entras en ella, conoces la estancia y ella te conoce a ti, después te marchas esperando volver pronto. La esperanza le coge la mano a la suerte, ese factor a veces presente, vuelves a encontrar la entrada y esta vez es la que buscas, te adentras y ves muy claro que ese es tú lugar, el que llevas buscando tantos años, el que sabes que tarde o temprano ibas a encontrar.

Ahora estás allí y tienes que demostrar que ese lugar es para ti, resulta ser que desde que has entrado sabes que lo es, (es mi lugar) no paras de pensar, (es mi lugar).

Ciertamente así te lo hacen ver, al escucharlo tus sentidos se aproximan, la sensibilidad asoma y el deseo de la felicidad te grita, (yo lo sabía, lo sabía), tus ojos se inundan vidriosos, delatores de la verdad, abordando tú sueño hecho realidad.

Los sueños se cumplen…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s