Eres mi deseo de 24 de 31, mi 11:11, el deseo que le pido a las estrellas, a la luna, cada dia, y desde que te conocí… Siempre serás mi deseo hasta que te hagas realidad.

Estándar
Eres mi deseo de 24 de 31, mi 11:11, el deseo que le pido a las estrellas, a la luna, cada dia, y desde que te conocí… Siempre serás mi deseo hasta que te hagas realidad.

Esta es tu hora, donde no hay retorno:
Perder a un ser querido muchas veces es visto como algo –malo- y bueno si, es duro perder a alguien y pensar que no lo volveremos a ver ni a compartir a diario como antes indudablemente duele.
Pero alguien se detiene a pensar en esa persona fallecida.

Desde el punto de vista de dicha persona.
La muerte no es algo malo, y no quiero contradecir las creencias religiosas de los demás, respeto eso cada quien puede pensar hacer y creer en lo que desee según su religión y enseñanzas.
Y bueno como les decía: la muerte no es algo malo. Al contrario es la liberación en muchos casos del sufrimiento, hay personas que sufren demasiado y es mejor que ya su sufrimiento haya acabado, ya llegó su hora donde no hay retorno.
Tampoco es que no los dejemos de ver, solo se fueron antes que nosotros porque ya su misión se cumplió y además a todos nos depara ese destino el de dejar de existir o que al menos nuestro cuerpo ya no se encuentre en la tierra.
Hay que aceptar aprender y agradecer, perdimos físicamente a un ser querido pero nunca perderemos su esencia y tampoco el saber que ahora descansa en paz.

No quiero a una mujer
con cuerpo escultural,
con grandes pechos
y un enorme trasero.

No quiero a una mujer
de telenovela, de cara tersa
sino de alma y corazón sincero.

Quiero a una mujer,
una mujer de carne y hueso,
que me mire a los ojos
y sepa que son tan míos,
tan suyos como del viento.

No quiero una mujer
del mundo materialista,
sino del mundo real
con sueños y deseos.

Quiero una mujer que vuele alto,
que vuele conmigo y sin mí,
pero prefiero volar con ella
ser su apoyo y su confidente
en las noches tenues y de desvelo.

Quiero una mujer que no sólo
me coja de la mano y me robe besos,
sino una mujer que se quede
en mis mejores momentos
y en los peores tiempos.

Quiero una mujer
que sea mi compañera,
mi confidente, mi amiga, mi luz,
mi hombro, mi sexo, mi amor, mi lecho.

Quiero una mujer
que me mire y sepa que es mía,
pero que también soy suyo,
para el resto de los días,
para el final de los tiempos.

Quiero una mujer con defectos,
pero que entienda como yo
que el amor no es sólo las mariposas,
el temblar de las piernas
o el sabor dulce de los besos,
sino que sepa que soy imperfecto
y el amor es trabajo diario, querernos,
caminar juntos por el mundo entero…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s