Si quieres vengarte o que alguien no te olvide nunca, dedícale el tema: Despacito 300 versiones en 200 idiomas, camino a ser un clásico. La gente pasará pero esa canción le hará un traumatismo craneal que resucitaras en su memoria por los siglos de los siglos, amén.

Estándar
Si quieres vengarte o que alguien no te olvide nunca, dedícale el tema: Despacito 300 versiones en 200 idiomas, camino a ser un clásico. La gente pasará pero esa canción le hará un traumatismo craneal que resucitaras en su memoria por los siglos de los siglos, amén.

Tantos miedos ……..Al abandono, al fracaso, a la traición, al engaño. Tantos miedos que quizás, jamás sucedan. Cuanto aún nos falta por tomar real conciencia de que la vida es simple, hermosa (lo cual no es sinónimo de fácil) pero muy muy efímera. Brindo por los que se animan a desafiar constantemente a sus creencias, por los que se arriesgan, por los que se caen y se levantan, por los que atraviesan a sus fantasmas, por los que se animan a descubrir la fortaleza en su debilidad, y aprenden a disfrutar de las cosas sin analizar tanto los “peros”. Hay tanto miedo a vivir. Recordemos que disfrutar es una decisión, y que también se aprende. Viajemos ligeros de equipaje!. La vida es ahora.

Sé fuerte, me dijeron. Como si no estuviese intentando levantarme desde esos cimientos que tan apegados se quedaron conmigo.

La llama brillaba cada vez más y el tiempo corría a lo loco y yo era ese soñador que se detenía en cada esquina para apreciar la sonrisa del niño, el atardecer en el horizonte y la madre siendo notificada de su embarazo.

Siento llevarme conmigo a todo aquel que se interpone en mis sentimientos, que se pone en frente de toda esta velocidad frenética que llevo en las venas y todo detalle que apuntó a mi sonrisa. Perdón, no sé de frenos, ni mucho menos de amar sin dejar manchada la escena del crimen.

El paraíso no debe ser el Cielo, sino una colección de todos los buenos recuerdos que fuimos acumulando a lo largo del camino, ir apreciando las flores que ir cortándolas para regalárselas a gente que no tiene vida.

Hay chicas a las que se le regalan margaritas, y hay otras a las que se les regala el rosal.

El amor duele cuando intentas no echarle de menos, y en cambio, terminas llamándole y diciéndole que ya no le quieres de vuelta, y que has disfrutado del capítulo de su vida y que el tuyo es ese al que de ahora en adelante regresarás para leer lo subrayado.

Vale, hay cosas tan bonitas que es imposible escribir de ellas, porque describirlas sería un pecado capital. Cosas que a simple vista son fugaces y más adelante te das cuenta de que fueron estrellas.

Volvemos a donde reímos, porque nos gusta el masoquismo de recordarnos felices cuando estamos hasta el cuello de tristeza. Y vale la pena volver, porque siempre, pero siempre hay algo que nos hace quedarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s