Quien vigila el viento nunca va a sembrar. El perfeccionismo siempre paraliza. Hay momentos donde a la extrema precaución hay que ponerla en un cohete y pegar un salto.

Estándar
Quien vigila el viento nunca va a sembrar. El perfeccionismo siempre paraliza. Hay momentos donde a la extrema precaución hay que ponerla en un cohete y pegar un salto.

Cuando el sabio señala la luna, el necio se queda mirando el dedo.

Yo soy de las que no disfruta escribiendo sino después de haber escrito. Como mujer me empodera. Me siento bien cuando el trabajo ya está hecho y los resultados son dignos. Dignos de mí. Dignos si los leyera del puño y letra de otra persona. Entonces, sí. Siento que merece la pena. Me regodeo en ese placer de haber concluido un trabajo bien hecho, de haber construido unos personajes que han cobrado vida y me superan, de componer una historia mágica que es capaz de hacer viajar a otros mundos, de ser lo suficientemente honesta como para cagarme encima de los valores establecidos públicamente, para adorar la sexualidad como medio de expresión, para hablar claro y de frente.

Pero hasta entonces escribir es algo extremadamente doloroso, sufrido e infernal. Se me hace insoportable y no me soporto. Me convierto en una especie de monstruo devorador que se engulle a si mismo y se autolesiona emocionalmente. Siento displacer absoluto. Escribo forzada y a trompicones. Me siento torpe como un elefante, arramplando con todo, metido en una casa de muñecas.

Yo no recuerdo un instante concreto en el que decidiera dedicarme a esto. Fue una cúmulo de sensaciones que se amalgamaron en el tiempo. Una intuición espinosa que se me clavó dentro y sangraba a gritos que este era mi camino de baldosas amarillas. Una voz rota que me susurra que ya no hay vuelta atrás y me echa su aliento de muerte en la nuca. Es una putada porque efectivamente no hay vuelta atrás. Puedo intentar evadirme aprovechando cualquiera de los millones de estímulos que esta vida, tan mágica como puta, me pone delante cada día, pero siempre volverá esa certeza con forma de culpa a recordarme que estoy perdiendo el tiempo porque lo que realmente debería estar haciendo es escribir. Porque desde ahí es desde dónde combato. Porque los folios son mi campo de batalla y las palabras palabras. Porque no necesito armas teniendo argumentos. Porque yo soy mi propia arma.

Porque tengo talento. Porque soy buena en lo que hago. Porque me entrego en carne viva a la vida. Porque soy pura entraña. Porque soy un volcán. Porque lo doy todo. Porque me apasiono. Porque tengo una mirada peculiar sobre las cosas. Porque tengo mucho que decir. Porque mi opinión es única. Porque solo yo puedo crear los mundos que creo. Porque sé darle la vuelta a las cosas. Porque mi mundo interior es fértil y merece ser compartido. Porque solo yo puedo escribir como yo escribo. Porque este mundo merece leerme. Porque he de convivir con el instinto de muerte. Porque lo llevo dentro. Porque escribiendo soy realmente yo. Porque es mi lucha. Porque soy mujer y tengo que alzar la voz. Porque escribir es para mi como el feminismo: una cuestión vital que está a medio camino entre la obligación y la satisfacción. Me pertenecen.

Y esto es lo que hay y debo aceptarlo. Mejor cuanto antes. Para dejar de perder el tiempo y empezar a ganarlo. Para dejar de sentir que no tiene sentido tanto esfuerzo porque hay que esforzarse mucho siendo mujer. Para dejar de anhelar comerme la vida a mordiscos y empezar a comérmela. Para dejar de jugar a juegos que nada me aportan y empezar a inventar yo las reglas del juego. Para empezar a divertirme haciendo caer las máscaras y así no sentir que todo es falso. Para dejar de mentir y ser de verdad. Para dejar de necesitar sabiendo que lo tienes todo.

Para escribir no iría ni de aquí a la esquina y me iría hasta el fin del mundo Es igual el sosiego rural que el bullicio de la naturaleza o la distracción de la ciudad. Da lo mismo lo lejos que vaya en busca del espacio perfecto para escribir. La perfección no existe y es un alivio. Gracias a eso puedo seguir escribiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s