Nunca he estado muerta, pero si llamo a esto vida me tiemblan las palabras en la boca…

Estándar
Nunca he estado muerta, pero si llamo a esto vida me tiemblan las palabras en la boca…

Ser una tía Buena !!

Yo lo he intentado. Pero mucho. En serio.

He tratado de comer sano, de hacer deporte, de querer para toda la vida, de reproducirme, de aprender a cocinar, de hablar más bajo, de vestirme de colores suaves, de juntar las piernas, de gritar menos, de llorar más, de beber menos, de dormir más, de comer menos, de sonreír más… Pero no me ha salido.

Juro que he tratado con todas mis fuerzas ser buena. Estar buena. Parecer buena. Pero no he podido.

Porque, a veces, las cosas que no deberían, me gustan, me apetecen, me las como, me las quedo, me las bebo, me las compro, me las guardo…

Porque a veces, las cosas que me deberían gustar me deprimen, me aburren, me ponen triste, me dan asco.

Y he dedicado mucho tiempo, mucha energía, mucho dinero, mucha esperanza, a ser una mujer “como dios -o el patriarcado- manda”. Con curvas proporcionadas, ropa de entretiempo, revistas de decoración, voz dulce, maquillaje discreto, regímenes saludables

Y ya me he cansado de que no me salga.

No me sale parecerme a las de los anuncios de café instantáneo, a la que mis tías esperaban encontrar en las comidas familiares, a la que el tipo del banco quisiera dar una hipoteca, a la que la casera decente quisiera alquilar el piso, a la que los tíos encorbatados quieren llevar a cenar, a la que las dependientas quieren vender bragas blancas, a la que la policía quiere defender y no reprimir, la que cabe en las tallas que ponen en el escaparate.

Las malas, las inoportunas, las descaradas, las desubicadas, las desagradables, esas me salen mejor.

Y así, consigo menos cosas, pero son cosas que me gustan. Las que consiguen las tías buenas, con sus sonrisas oportunas, sus curvas adecuadas, sus posturas apropiadas… esas, me deprimen, me aburren, me ponen triste, me dan asco.

O envidia, vete tú a saber…

Te pido que no prejuzgues mi cuerpo
Lo hacen tantas personas a diario, tantas marcas de ropa que no nos incluyen en sus talles, que a veces lo termino haciendo conmigo misma.
¡Me termino odiando! Por no ser capaz de perder unos gramos ,unos quilos . Esos malditos centímetros que Me acercarian a la talla de mujer ideal , para esta sociedad …
intento aceptarme … aunque mentiría si dijera que no deseo perder peso.. a quien no le gusta verse bien … no soy perfecta lo se .ni lo seré jamás . Mi cuerpo es reflejo de batallas… con la vida ..con la báscula. …
.no quiero ser chica pibon, no quiero levantar miradas. M gusta ir desapercibida ..
Sólo quiero ser una mujer feliz con lo que ve en el espejo..
Y Muchas, muchas veces esta bonita sociedad hace q no lo sea .. vivimos tan pendientes del reflejo y de esa talla en que no cabemos…
Que sólo puedo decir gracias por hacer que me obsesione con mi cuerpo
Por llamarme rellenita intentando no herir mis sentimientos .. por decirme más de uno que seria wapisima con unos quilitos menos .. gracias por hacer que me sienta horrible . Por hacerme llorar más de una vez .. gracias por que me hacen fuerte !!!
La aceptación y el cambio empiezan por un@ !!!.
Los quilos se pueden perder .. pero la estupidez humana es más difícil de cambiar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s