Querido: Deseo que en este 2017 no sólo cambies de calendario sino que te rebeles contra todo aquello que no te haga feliz y que te borre la sonrisa. Si no….suma. Gracias por estar presente, por sumarte, por leerme, por escribirme, por inspirarme. Brindo por coincidir aquí y que nos sigamos encontrando en el camino. ¡Felices Fiestas! El mayor regalo que puedes recibir en Navidad es abrazar a quienes están, decirles cuánto los quieres y brindarles importancia en todos los sentidos. Un regalo intangible, capaz de llenar todos los vacíos. Abrazar lo que permanece.

Estándar
Querido: Deseo que en este 2017 no sólo cambies de calendario sino que te rebeles contra todo aquello que no te haga feliz y que te borre la sonrisa. Si no….suma. Gracias por estar presente, por sumarte, por leerme, por escribirme, por inspirarme. Brindo por coincidir aquí y que nos sigamos encontrando en el camino. ¡Felices Fiestas! El mayor regalo que puedes recibir en Navidad es abrazar a quienes están, decirles cuánto los quieres y brindarles importancia en todos los sentidos. Un regalo intangible, capaz de llenar todos los vacíos. Abrazar lo que permanece.

Yo fui luz y oscuridad,
la canción más bonita del mundo
y el mundo más triste de vivir.
Habitar, eso quise.
Me desalojaron sin motivo en donde era
y tuve que convertirme en lo que soy.
No sé si reír o llorar al mirar atrás
y darme cuenta de que te amé bien y fuerte.
No sé si fue un gusto haber coincidido
o si eres esa espina que, por más que intente sacar,
ya ha cicatrizado dentro.

Tú eras mi Frida
y yo tu Diego;
tú eras mi Marilyn
y yo tu Kennedy;
tú eras mi cuervo
y yo tu Poe.
Poesía y poeta,
Verso y bala.

Construimos un imperio a base de sonrisas,
abrazos,
canciones,
suspiros,
enredadas de manos,
accidentes con la mirada,
casualidades bonitas.

Toma mi mano, tengo frío.
Toma mi corazón, tengo un resfriado sentimental.

Las dos cosas que no puedes evitar son:
la primera es que te enamores de quien odiaste a primera vista
y la segunda seguirle amando, aun cuando se ha marchado.
Lo digo por experiencia propia:
los cactus si no los abrazas,
no te hacen daño.
Yo te intenté con todos los miedos en mi contra,
como un valiente:
enfrentando la tormenta aún sabiendo que no saldrá vivo de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s